Serie Del Caribe

Águilas Cibaeñas rompió el maleficio

04/02/2018

Gustavo Núñez Foto: PRENSA SDC

Prensa CBPC | Prensa LVBP

Zapopan.- El conjunto de las Águilas Cibaeñas, con cinco carreras en las primeas dos entradas y un ataque de 15 hits, vencieron a los Criollos de Caguas, 6-3, el domingo por la tarde para deshacer una cadena de 11 derrotas seguidas de equipos dominicanos en Series del Caribe.

“Contento con este juego. Por fin pudimos romper el maleficio de tener cuatro años sin poder ganar un juego en estas series”, dijo Lino Rivera, manager del equipo de Quisqueya.

Los máximos ganadores de siempre en la Serie del Caribe, con 19 títulos, llegaron al choque con la segunda seguidilla más larga de reveses en la historia del evento, una sequía que comenzó en el clásico regional de 2015.

“Ese equipo siempre ha sabido salir de rachas negativas, yo sabía que lo haríamos”, indicó un sonriente Rivera, quien se enfrentaba a Luis Matos, su alumno y jugador, además de piloto del equipo de Puerto Rico.

La última victoria de los equipos dominicanos venía desde el 5 de febrero del 2015, cuando el relevista Joshua Lueke cargó con la victoria, por 3-2, de los Gigantes del Cibao sobre los mexicanos Tomateros de Culiacán.

Luego de este resultado, el récord de más juegos perdidos de manera consecutiva permanece en poder de Puerto Rico, que sucumbió 12 veces en fila entre 2003 y 2005.

“Tenemos un equipo para ganar esto, ya tenemos récord parejo, así que nos mantendremos en la pelea”, subrayó Lino, luego de que su equipo ganara y empatara con Venezuela y Puerto Rico con 1-1 en el segundo lugar, antes del segundo juego de la jornada dominical.

El cubano Francisley Bueno (1-0)  frenó a los de Caguas durante cinco entradas, con seis hits, dos bases por bolas y tres ponches. El estadounidense Jeff Judy (1) retiró la novena entrada para apuntarse el salvado.

El boricua Giovanny Soto (0-1) en la primera entrada fue sacado luego de siete hits, cinco carreras limpias y tres ponches.

 

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad